Seleccionar página

Vacaciones

Con la llegada de las vacaciones, el número de robos en hogares aumenta significativamente. En España, concretamente, se cometen más de 280 robos en viviendas y negocios cada día, con un importe medio de lo robado en torno a los 1500 euros. Del mismo modo, también incrementan las probabilidades de sufrir una ocupación. En 2021, el número de ocupaciones de viviendas creció un 18%, alcanzando los 13.389 casos en España. En este contexto, ¿qué medidas podemos tomar para evitar estas situaciones? La abogada del Centro de Atención Jurídica de Grupo DAS, Natalia Mañas, explica que, aunque parezca evidente, es importante comprobar que puertas y ventanas están bien cerradas antes de abandonar el domicilio, así como, si tenemos dispositivos electrónicos de alarma, comprobar que funcionan correctamente y que han sido revisados recientemente.

Otra de las recomendaciones que sugiere la experta de DAS es el hecho de no dejar nunca las llaves escondidas en lugares como buzones, macetas, caja de contadores, etc., ya que son muy fáciles de localizar. Dejar las persianas un poco subidas, simulando que alguien está habitando el domicilio, también es un recurso que funciona. Aun así, siempre es recomendable que una persona cercana visite la vivienda para evitar la sensación de vacío durante el periodo vacacional.

Escasa seguridad

Más del 80% de las viviendas en España no cuenta con medidas adecuadas de seguridad física y la inmensa mayoría tienen puertas y accesos con cerraduras inseguras o desactualizadas.

Puertas

Una puerta cerrada es una puerta a la que se ha pasado la llave (las dos vueltas). La fea costumbre de «tirar de la puerta» hace inutil su existencia. Mejorar en sistemas de seguridad física (mejor cilindro, mejor cerradura, mejor puerta) puede evitar el 100% de intrusiones en pisos.

Alarmas

Aunque en ocasiones son necesarias (casa aisladas, adosados, chalets) en un piso una alarma es como matar moscas a cañonazos. Mejor invertir en mejores cerraduras, sistemas invisibles y camaras con acceso remoto que invertir en otra alarma que «adivina» cuando van a robar.

Mañas explica que, “si no te vas muchos días, dejar ropa tendida es también una buena práctica para disuadir a los ladrones. Tampoco desconectes totalmente la electricidad; el timbre de la puerta desconectado es un indicador de que no hay nadie en casa”. Además, la abogada añade que “es importante intentar no dejar dinero, joyas ni objetos valiosos en el domicilio y, si se hace, fotografíalos”.

Así mismo, los expertos recomiendan anotar el número de serie de los electrodomésticos, aparatos tecnológicos, de fotografía o similares, así como recopilar los libros de instrucciones, la garantía o la factura de compra de los mismos. Esto servirá como garantía para demostrar la pertenencia de los objetos en caso de robo. Por último, Mañas insiste en la importancia de evitar anunciar las vacaciones en las redes sociales, para no dar pistas sobre las fechas en las que la casa está vacía. “Somos conscientes de que este último punto es difícil de ejecutar, sobre todo hoy en día, donde nuestra actividad en redes sociales es muy alta y todavía suele serlo más durante las vacaciones. Aun así, este punto es clave”, concluye.